Discurso preparado para el 10 de diciembre de 2012.

“Son precisamente esta clase de momentos los que suelo aprovechar para hacer gala de mi exquisito sentido del humor. Pero soy consciente de que muchas veces no es fácil entender mi fina ironía- prueba evidente de ello es que cada vez que digo esto, siempre hay alguien que salta con un “no es que no se entienda, es que no tienes gracia”-. Y como no quiero que haya lugar a discusiones en un día como hoy, en el que todo el mundo tiene la obligación de fingir su alegría por mí, sólo diré unas palabras serias, profundas y sentidas, pero aburridas…”

 

Y entonces no dije nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s