the weight of water- snow patrol

Los muertos de sed matan por agua. ¿Bien?
Anuncios

5 Respuestas a “the weight of water- snow patrol

  1. O mal, nunca se sabe.

  2. Pero seguro que bien.

  3. Has sido tu???
    Encuentran restos de mastodontes de hace 14 millones de años en las obras de la M-30
    El hallazgo ha sido realizado por el equipo de paleontólogos que dirige Alfonso Jiménez. Se han encontrado piezas de la mandíbula, de los molares, fragmentos de tamaño considerable de huesos de las patas y, el último, parte de una cadera que aún está sin extraerse del terreno. Todo ello, junto con el arduo trabajo de recopilación de fragmentos de micromamíferos, permite a los paleontólogos hacerse una idea bastante aproximada de cómo era Madrid hace 14 millones de años.

    Entonces, en plena era Terciaria, Madrid era una superficie árida pero llena de lagunas de distintos tamaños, a las que acudían los animales a beber. Hasta allí llegaban también restos de estos animales, bien arrastrados por corrientes o arroyos, bien por alguna otra circunstancia. Algunos de estos restos se compactaron y consiguieron superar la barrera del tiempo, hasta que ahora, a raíz de las obras de la M-30, han sido localizados.Fauna variadaEn la zona que ahora ocupa la autovía junto al puente de San Isidro había mastodontes -muchos de ellos del tipo Gonfoterio, iguales a los localizados en Tetuán de las Victorias-. Y también existieron ejemplares de amphycion -un animal mezcla de lobo y oso-, caballos primitivos y cérvidos¿A lo largo del perímetro de la M-30, y durante el tiempo que han durado las obras, distintos grupos de paleontólogos y de arqueólogos -muy básicamente, los primeros estudian restos fósiles anteriores al hombre y los segundos, desde la aparición humana hasta hace cien años-, han trabajado, y aún lo hacen, recogiendo muestras, analizando la tierra extraída al hacer los túneles y abriendo yacimientos cuando se encontraban piezas de interés.El proceso es el siguiente, según lo explica Beatriz Moreno, jefa de calidad y medio ambiente de Ferrovial, que controla el tramo que va del puente de San Isidro al de Segovia: cuando hay un hallazgo relevante, se paraliza el tajo, los técnicos de la Dirección regional de Patrimonio visitan la zona y dan instrucciones sobre el material localizado. Sólo después de cumplirlas puede continuarse la tarea.Han sido muchos los asentamientos humanos realizados en las terrazas del Manzanares -la ribera del río, zona declarada bien de interés cultural y que goza de especial protección- y también lo son los restos de animales encontrados. En este tramo del puente de San Isidro al de Segovia, ya se han localizado 25 hallazgos, de los cuales los más importantes son los asentamientos romanos -que se extrajeron en su totalidad y mantuvieron parados los trabajos entre noviembre y abril- y éste de los mastodontes.El \’yacimiento de la Hidroeléctrica\’De hecho, ya existían antecedentes del alto valor paleontológico de esta zona: en 1920, durante la apertura de una zanja para una acometida de la compañía Hidroeléctrica, se encontraron ya restos de mastodontes y de otros animales de la era Terciaria. Este mismo \’yacimiento de la Hidroeléctrica\’ -que ahora es un solar de Iberdrola- es el que ahora ha proporcionado nuevas piezas y nuevos datos a los expertos.Las técnicas han mejorado desde 1920, lo que permite avanzar más en la datación exacta del origen de estos animales prehistóricos. Y también aplicar métodos que antes no eran habituales, como la búsqueda de micromamíferos: ratones, murciélagos, visones, etc.¿Cómo? Mediante un laboriosísimo trabajo de campo, revisando la arena que se extrae de los túneles. No toda: serían toneladas; cada 50 metros de excavación se saca un saco que sirve como muestra o testigo. Si en él se encuentra algo, se amplía el radio de búsqueda. Las arenas deben lavarse varias veces -con secados de por medio- para que se fraccione lo suficiente. Después, pasa por diferentes filtros para finalizar, cuando los granos se han disgregado hasta alcanzar un tamaño adecuado, con la revisión visual. Si en ese examen se localiza algún resto, éste se observa con una lupa binocular.Cualquier pieza aporta datos: el desgaste de las muelas, su tamaño -para conocer la edad del animal-, los pólenes localizados -que permiten interpretar el paleoambiente que rodeaba al animal-. Todo el material de valor se clasifica y guarda; en el futuro, las piezas más valiosas pasarán a formar parte de un museo municipal.A lo largo de los casi tres años de obras de reforma de la M-30, se han localizado muchas piezas de interés. No en vano, hay 16 puntos de actuación paleo-arqueológica en todo el perímetro de la autovía, y más de cien personas dedicadas a esta labor de control.Uno de los hallazgos más interesantes y valorados ha sido el cráneo de bos primigenius -un toro primitivo del pleistoceno-, localizado en el tramo del Nudo de O\’Donnell. La alzada de estos toros alcanzaba hasta los 2,20 metros y su cráneo era casi el doble de grande que el de un toro de lidia actual, aunque con la cornamenta más elevada. Cada cuerno podía alcanzar más de 1 metro de longitud.Desde el punto de vista paleontológico, a los mastodontes se les une como restos más interesantes localizados otros procedentes del periodo pleistoceno en Marqués de Monistrol y de Avenida de Portugal, y restos óseos y de caparazón de tortugas terrestres gigantes del mioceno -en O\’Donnell-. Otras piezas localizadasOtras piezas localizadasGeográficamente, en la remodelación del Nudo de la Paloma se encontraron lascas de sílex que podrían proceder de un canal de la época Cuaternaria. O\’Donnell ha pasado a los libros especializados por el toro antes comentado, en lo paleontológico, y por un centenar de piezas líticas y cerámicas del Neolítico. Junto al enlace con la A-3, lo más significativo ha sido un yacimiento de unos 7.400 años antes de Cristo, con piezas líticas, restos óseos y carbones. Un hallazgo único en la Comunidad de Madrid por su cronología.En cuanto a los resultados arqueológicos, los hallazgos más significativos son la cabecera, el arranque y algunas trazas del Canal Real del Manzanares, localizado en los tramos del puente de San Isidro al puente de Praga; y las pilas del posible Puente Medieval de Toledo, situado junto al actual.

  4. Pues sí, hemos sido nosotros los de los mastodontes en el Puente de San Isidro. Pido disculpas si las obras os joden, ya que nosotros luchamos por paralizarlas temporalmente.

  5. Espléndido ensayo Rusiano .
    Ante toda esta riqueza fosilífera, o mastodonterífera, en el colector del Puente de Segovia, del que se sacaron cerca de 100 piezas en un estado moderadamente lamentable; Patrimonio, como poseído por un demonio procedente de, en este caso, las grandes alturas, ordena tajantemente y sin miramientos que se extraiga todo el material en un periodo de 15 días. Semejante brevedad era imposible pues aún ni los paleontólogos tenían el yacimiento listo debido a las fortuitas tormentas veraniegas que convirtieron aquel recinto en un lodazal de aromas repugnantes y gases putrefactos. Aún así, persisten en sus indicaciones y posiblemente más de la tercera parte de los restos volverá a descansar en los bajos fondos madrileños, al menos, hasta que a algún otro alcalde se le ocurra remodelar los cinturones, tirantes y colgantes de la capital española.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s