Tejados de mermelada

Desde ayer, en Madrid,
los ladrillos y el asfalto se derriten
haciendo de las calles ríos de lava.
Las aceras se estrechan y,
para caminar por ellas,
debes serpentear entre sillas y mesas
de aluminio mojadas con tinto de verano.
 
Tejados de mermelada
y nubes de franela que abrigan demasiado.
 
Y dentro de tres meses,
¿seguiré aquí sentado?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s